La ciencia dio un paso más hacia uno de los mayores objetivos de la medicina: un análisis de sangre que permita un diagnóstico precoz del cáncer.

Un equipo de la universidad estadounidense Johns Hopkins ha probado un método que permite detectar ocho de los tipos más frecuentes de la enfermedad.

El objetivo de este test es diagnosticar el cáncer en una fase temprana y salvar vidas, ya que se espera que pueda detectarlo antes de causar síntomas y cuando aún puede ser extirpado mediante cirugía.

Los expertos médicos británicos consultados por la BBC calificaron el hallazgo, publicado este jueves en la edición digital de la revista Science, como algo "muy emocionante".

El examen fue probado en 1.005 pacientes que presentaban cánceres de ovario, hígado, estómago, páncreas, esófago, colon, pulmón o mama, pero que aún no se habían extendido a otros tejidos u órganos.

En promedio, la prueba logró identificar con éxito el 70% de los cánceres.

"Este campo de la detección temprana es fundamental, y los resultados son muy emocionantes", le dijo a la BBC el doctor Cristian Tomasetti, de la facultad de medicina de la universidad Johns Hopkins.

"Creo que esto puede tener un enorme impacto en la mortalidad por cáncer".

Cuanto antes se diagnostica un cáncer, mayores son las posibilidades de poder tratarlo.

Sin embargo, cinco de los ocho cánceres investigados —hígado, páncreas, esófago, estómago y ovario— no tienen pruebas de cribado para la detección temprana, por lo que suelen diagnosticarse cuando la enfermedad ya está avanzada y con claros síntomas.

El cáncer de páncreas, por ejemplo, tiene tan pocos síntomas y es normalmente detectado tan tarde que cuatro de cada cinco pacientes mueren un año después de ser diagnosticados.

El hallazgo de tumores cuando todavía se pueden extirpar quirúrgicamente sería "una diferencia como del día a la noche" para sobrevivir, según Tomasetti.

El test se prueba ahora en personas que no han sido diagnosticadas de cáncer. Y esta, sin duda, será la prueba definitiva de su utilidad.

La idea es que sea un complemento de otras herramientas de detección ya existentes como las mamografías para el cáncer de mama o las colonoscopias para el cáncer colorrectal.

"Visualizamos un análisis de sangre que podríamos usar una vez al año", dijo Tomasetti. 

"Estamos muy cerca"

Los tumores liberan pequeños rastros de su ADN mutado y proteínas que producen en el flujo sanguíneo. Esta prueba es novedosa porque busca alteraciones en 16 genes y ocho proteínas que son a menudo liberadas.

Aumentar el número de mutaciones y proteínas analizadas permitiría detectar un mayor número de cánceres.

"Esto tiene un potencial increíble",le dijo a la BBC el doctor Gert Attard, del Instituto de Investigación del Cáncer de Londres.

"Estoy muy emocionado. Este es el Santo Grial: un análisis de sangre para diagnosticar el cáncer sin otros procedimientos como escáneres o colonoscopias".

En su opinión, "estamos muy cerca" de usar análisis de sangre para detectar el cáncer ya que "tenemos la tecnología".

Pero advirtió que todavía hay incertidumbre sobre qué hacer cuando se diagnostica un cáncer.

En algunos casos, el tratamiento puede ser peor que vivir con un cáncer que no pone en peligro la vida de manera inmediata.

Los hombres, por ejemplo, ya pueden vivir con cánceres de próstata de crecimiento lento si son vigilados de cerca, en lugar de ser tratados.

"Cuando detectamos el cáncer de una manera diferente, no podemos dar por sentado que todos necesitarán tratamiento", dijo Attard.

El coste de este novedoso análisis sanguíneo es inferior a US$500por paciente, que es aproximadamente lo mismo que cuesta una colonoscopia.

Fuente: BBC Mundo

Elementos de la investigación

Mediante la aplicación del procedimiento y su estudio en 300 individuos diferentes, se ha podido comprobar la existencia de un rastro que la enfermedad deja en la sangre antes incluso de haberse desarrollado como tal.

Con la simple presencia de un tumor maligno, el organismo varía de forma notable la permutación natural de los glóbulos rojos haciéndola mucho más numerosa. Así, cuando se observa un incremento en las variaciones de estas proteínas se puede sospechar de la presencia de un cáncer en fase de latencia que puede detonar la búsqueda del mismo mediante las pruebas ya existentes para este fin.

Un descubrimiento con un enorme potencial

Es cierto que un elemento especialmente importante es el aumento de las tasas de supervivencia asociado al diagnóstico precoz, sin embargo, es importante señalar la incidencia que este descubrimiento tiene de forma particular en algunos tipos de cáncer como puede ser el de esófago el cual, hasta el momento, contaba con una gran complejidad en el diagnóstico y se cuenta como uno de los más mortíferos debido a esta característica particular.

En este caso, el análisis de sangre y la información que aporta a los especialistas es simplemente un aviso de que algo no está funcionando adecuadamente en el organismo y que se debe alertar al paciente. A partir de aquí, serán las pruebas especialmente diseñadas para ello las que se cobren el protagonismo en la búsqueda de posibles tumores, así como su tratamiento para impedir el desarrollo de la enfermedad.

¿tu reaccion?