Se trata de un establecimiento de ocio donde se podrá observar la fauna marina disfrutando simultáneamente de la cocina 'gourmet'.

Ha comenzado en Noruega la construcción de un insólito restaurante bajo en agua: el más grande del mundo y el primero de esta clase en Europa. El extraordinario proyecto transformará un contenedor de hormigón en un observatorio de la vida submarina.

El creador del proyecto, Gaute Ubostad, lo calificó de una "mezcla de locura y razón". La estructura entera, de forma rectangular, pesará entre 1.500 y 2.000 toneladas cuando esté acabada: equivalente a 1.500 automóviles. Los arquitectos hunden la estructura a seis metros bajo el nivel del mar del Norte, en el municipio de Lindesnes (extremo sur de Noruega).

El gerente del proyecto, denominado 'Under', promete que será "tan complicado como único", puesto que "no va a ser un simple contenedor de hormigón, sino una experiencia única e increíble para las personas" que deseen acudir como comensales. Los interiores, la vista submarina y la comida 'gourmet' contribuirán a esta percepción, sostiene la fuente.

Fuente: RT

¿tu reaccion?