En un combate de MMA celebrado en Múnich (Alemania) se enfrentaron el austriaco Wilhem Ott contra el montenegrino Nihad Nasufovic.

Fuente: RT

En el transcurso del combate, el austríaco se vio superado y golpeó tres veces el suelo en señal de rendición. Sin embargo, este gesto pasó desapercibido para el juez que arbitraba el encuentro, por lo que el luchador montenegrino mantuvo agarrado a su adversario por el cuello.

Cuando por fin el árbitro dio por finalizado el combate, Ott se levantó muy enfadado y lo agredió por no haber prestado la atención debida a sus gestos de capitulación.

¿tu reaccion?