Vestidos con ropa informal, bromeaban el uno con el otro y hasta se hicieron arrumacos de lo más cariñosos.

Desde que el mundo se enteró que estaba enamorada, Malia Obama es el objeto de todos los flashes. El amor ha llamado a su puerta y la joven está de lo más feliz. Hace unas semanas ya anunciamos que el afortunado era Rory Farquharson, un joven de origen británico que también estudia en la prestigiosa universidad de Harvard.

Desde que ambos dejaran de esconderse y fueran grabados dándose un beso de película en pleno campus, la parejita no ha dejado de regalarnos románticas estampas como esta. La última ha sido en la ciudad de los rascacielos, Nueva York, donde han hecho una fugaz escapada estos días para saborear los encantos de la Gran Manzana.

Sonrientes y de la mano se les ha visto pasear por las calles de Soho sin importarles si eran captados o no. La parejita derrochó felicidad a cada paso que daban. 

Malia y Rory se conocieron el pasado mes de noviembre y desde entonces son inseparables. Además de su sentido del humor, los jóvenes de 19 años comparten gustos por el deporte y los estudios. Parece que lo suyo va en serio y no se trata de un amor pasajero.

El novio de la hija de Barack y Michelle Obama es un exjugador de Rugby School, una de las mejores escuelas del Reino Unido. Además, fue un extra en un video de rugby que jugó en la Ceremonia de Apertura de la Copa Mundial de Rugby en 2015, con el Príncipe Harrytambién allí presente.

A juzgar por sus publicaciones en redes, parece interesado en seguir los pasos bancarios de su padre, Charles Farquharson, un prestigioso director ejecutivo y director de un grupo de administración de fondos de inversión en Londres. Un gran partido para Malia que, por encima de todo, parece hacerla feliz.

Fuente: People

¿tu reaccion?