Procurador da primer palazo. Tendrá hospital y hasta un gimnasio

La Nueva Victoria, el Centro de Corrección y Rehabilitación (CCR) que construye el Gobierno en la comunidad Las Parras, de este municipio, buscará impactar la dignidad de los 8,788 internos, o presos, que purgarán sus penas en un recinto considerado por sus constructores como el más moderno y justo del país y del área del Caribe.

Atrás quedará el hacinamiento en que hoy día viven 9,000 hombres en una estructura ya colapsada, con 67 años de existencia.

Las autoridades proyectan que en el primer trimestre de 2020 la obra entrará en funcionamiento para dar paso a lo que el Ministerio Público llama “La humanización penitenciaria”.

Ayer el procurador General de la República, Jean Rodríguez, dio el primer palazo para la construcción de la obra junto al director de la Policía, Ney Aldrin Bautista Almonte; el jefe de la Fuerza Aérea, Richard Vásquez; el empresario José Luis Corripio (Pepín); el arzobispo monseñor Francisco Ozoria; el ministro de Medio Ambiente, Ángel Estévez y el gobernador de Santo Domingo, Juan Frías, entre otros.

La obra tiene un costo de RD$6,372,038,956.31 y será construida en 6,407,083.00 metros cuadrados donde serán edificados cuatro módulos, cada uno con celda de alojamiento, celdas conyugales, de observación, de reflexión y de máxima seguridad, así como un edificio para comedor, gimnasio, play de softball, economato y un hospital.

Alrededor de 900 agentes de vigilancia y tratamiento penitenciario tendrán a su cargo el centro de rehabilitación que, de acuerdo con las autoridades, estaría en funcionamiento en el primer trimestre de 2020.

Comprende la reubicación de 32 familias a las que se les construirá un proyecto y la ampliación de la carretera Guerra-Bayaguana, así como una vía marginal que tenga acceso a las nuevas edificaciones.

El procurador Jean Rodríguez explicó que a cada interno se le captarán los datos biométricos a través de un moderno sistema que permitirá conocer a cada uno de ellos, así como su ubicación exacta dentro del recinto.

"Este proyecto ha sido diseñado tomando en cuenta las reglas mínimas de las Naciones Unidas para el tratamiento de reclusos, llamadas también reglas de Nelson Mandela, eso significa que toda la estructura contará con diversas áreas que permitirán dar un tratamiento individualizado a cada interno desde su ingreso hasta el final de su tiempo”, enfatizó.

Informó que cada interno será tratado por profesionales especializados en diferentes áreas y puso como ejemplo que una persona adicta a las drogas recibirá tratamiento para rehabilitarse.

El centro contará con un hospital que dará servicios en diferentes especialidades. Manifestó que quedará atrás que los internos duerman en el suelo porque con las nuevas instalaciones cada uno tendrá su cama de manera individual. El arzobispo de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria, saludó la nueva obra y dijo que no es solo cambiar de un edifico a otro, sino que debe generarse un cambio de mentalidad. “Esa idea de humanizar el sistema penitenciario es lo que debe primar y eso se lo pedimos al Señor que esta iniciativa llegue a feliz término”, sostuvo.

Se oponen

Pobladores de Las Parras, aunque respaldan la construcción de una cárcel más justa que La Victoria, consideraron que el lugar donde se construye la “Nueva Victoria” no es el más adecuado debido a que esa zona es de humedades y su instalación afectaría la flora y la fauna.

Aseguraron que una vez comiencen los trabajos de excavación y movimientos de tierra todas las especies de la vida silvestre serán afectadan, pasando de un pulmón natural a un lugar de graves daños.

“Los humedales del Municipio de San Antonio de Guerra hay que preservarlos porque de ellos depende el equilibrio de la vida entre las diferentes especies que lo habitan. Pero no es sólo la vida nuestra, sino del país mismo ya que diferentes especies de aves, insectos y reptiles migran desde otras zonas”.

Fuente: Diario Libre

¿tu reaccion?