La lucha que por 15 años libraron los adquirientes de solares en el residencial Cerros de Doña Julia, llegó a su fin tras una sentencia que autorizó el uso de la fuerza pública para el desalojo de las 8,500 personas que estaban en condición de invasores.

Santiago. En total fueron 550 las familias que desde el año 2,000 comenzaron a comprar la tierra para construir sus casas, los que de buenas a primeras y sin el consentimiento de los legítimos propietarios, fueron subastados por el Grupo Inversiones Cerro de Doña Julia y fueron adquiridos por un hombre identificado como Luciano Tavárez.

El pasado año, los 52 mil metros cuadrados de terrenos invadidos, fueron desalojados con el aval de 19 sentencias de los tribunales. Tras ganar la causa en los tribunales de la República y de una sentencia definitiva, ahora los integrantes de la junta de adquirientes llama a los propietarios a ponerse al día e iniciar el levantamiento de sus hogares.

En lo adelante, el proyecto habitacional se llama Cerros de la Victoria, por la larga batalla librada en la justicia y que dejó varias personas heridas y apresadas. “Los terrenos para ese entonces fueron vendidos por una empresa constructora entre el período 2000-2004, con la promesa de urbanizarlos en tres etapas, compromiso que no se completó y dejó a los adquirientes en el limbo”, expresó Karina Morel, representante legal de los adquirientes.

Morel recordó el largo peregrinaje que han tenido llevar hasta lograr recuperar la propiedad que en una fase culminó con un proceso de embargo inmobiliario, donde el proyecto le fue adjudicado al empresario ferretero Luciano Fernández a quien los adquirientes tuvieron que volver a comprar.

Mientras están en los procesos de definición legal en los tribunales,d etrás de los títulos, algunas personas comenzaron a tratar de invadir nuevamente los terrenos y venderlos en cinco mil y diez mil pesos, bajo el alegato de que eran de su propiedad, lo que les indica que la lucha aún no termina.

Fuente: El Caribe

¿tu reaccion?